Terapia cognitivo conductual en ansiedad y depresión

Ivana Alberto
Ivana Alberto

Psicóloga

Terapia cognitivo conductual en ansiedad y depresión

En algún momento de nuestras vidas, todos nosotros nos encontramos ante emociones avasalladoras y desbordantes. Puede ser un terror angustioso, que nos genera pánico y quietud o una tristeza que es tan grande, continua y excesiva que tiñe de gris toda nuestra vida. 

Cuando perdemos nuestro equilibrio emocional necesitamos buscar y probar modos de recuperar y de hallar, lo más pronto posible, alivio a nuestra situación actual.

La ansiedad y la depresión son, desde hace varios años, las enfermedades más extendidas en la población mundial.

Su prevalencia va en aumento, por lo que se calcula que una de cada cinco personas presenta o presentará al menos un trastorno del estado de ánimo durante toda su vida. 

La Organización Mundial de la Salud define la salud como el estado de bienestar físico, psíquico y social. Por lo que, el bienestar psíquico es una de las patas fundamentales para desarrollar una vida plena. 

Las enfermedades mentales, así como otro tipo de enfermedades, cumplen un ciclo de aparición, curso y pronóstico. 

Es muy importante establecer relaciones entre aspectos psicológicos, sociales y biológicos de la persona para poder entender mejor los desencadenantes de la enfermedad.

Todo individuo, cuando enferma, experimenta una serie de reacciones que, hasta ese momento, no son de relevancia para él. Existen factores intervinientes como la personalidad del paciente, su edad, las experiencias de vida, la familia y los amigos.

Conocerlos puede ayudarnos a aliviar el dolor y el sufrimiento psíquico  del paciente y darle una mejora en su calidad de vida.

 Depresión y ansiedad

La tristeza se diferencia de la depresión por su sentido prolongado. Quien padece depresión ha perdido el interés por su vida y por las actividades cotidianas que, anteriormente, le generaban placer. 

Según la Organización Mundial de la Salud, la depresión, será la segunda causa de discapacidad en el año 2021. 

La edad de inicio de esta enfermedad se sitúa próxima a los 30 años, siendo similar en los diferentes géneros.

Se encuentra mayor prevalencia en mujeres, en la edad media de la vida. Además de encontrarse mayor riesgo de cronicidad. 

A pesar de no encontrarse una causa clara respecto de las diferencias entre ambos sexos, se deduce que intervienen factores socioculturales como las obligaciones domésticas y familiares que las mujeres poseen, así como biológicas (hormonales). En cuanto al estado civil, aquellos que han experimentado rupturas (separados o divorciados) son quienes padecen trastornos depresivos mayores. Se concluye que, quienes cuentan con una amplia red de apoyo social se encuentran en mejores condiciones para afrontar esta enfermedad.

La depresión es un trastorno emocional que se caracteriza por presentar alteraciones del humor, tristeza, disminución de la autoestima, inhibición, fatiga, insomnio, pensamientos negativos y que tiene como consecuencia la alteración de la vida diaria, impidiéndole, a quien la padece, desarrollar sus actividades con normalidad.

La depresión y la ansiedad se consideran entidades autónomas en las diferentes clasificaciones diagnósticas actuales, pero en la práctica clínica ambas coexisten con frecuencia. La distinción de estos cuadros no resulta fácil, ya que ambas entidades cursan con trastornos del sueño, alteraciones del apetito, déficit de atención y concentración, cansancio, astenia (fatiga general), irritabilidad.

En el caso de la ansiedad, la agitación psicomotriz puede quedar enmascarada por otros síntomas, como irritabilidad, consumo excesivo de alcohol, comportamiento histriónico, exacerbación de fobias o síntomas obsesivos preexistentes o por preocupaciones hipocondríacas. 

La ansiedad es una respuesta emocional natural del sujeto para afrontar situaciones que percibe como amenazantes o peligrosas, el exceso de activación y la frecuencia en la que se presente puede resultar desadaptativa y peligrosa para la salud mental. 

Es por esto que resulta importante recurrir a un profesional de la salud para el correcto diagnóstico. 

La terapia cognitivo conductual trabaja sobre los pensamientos, sentimientos y conductas y cuenta con respaldo científico en el tratamiento de ambas enfermedades. En el tratamiento de patologías más severas se sugiere al paciente el acompañamiento con psicofármacos.

Leer más

No tienes que pasar por las luchas de tu vida solo.

Comuníquese hoy

Contacto:

+54 9 11 3006-1228

Email:

psicologosonlineargentina@gmail.com

Ⓒ2021 Psicólogos online argentina
Todos los derechos reservados.

Desarrollado por Nicnoe Solutions.